sábado, 12 de marzo de 2011

Sobre cómo ven las abejas el Universo

“A las abejas debo horas de la más pura alegría que acompañan el descubrimiento,
entre días de desmayo y esfuerzos frustrados”
Karl Von Frish

Antonio Suárez. Según la opinión de científicos la tercera parte de los alimentos que nos llevamos a la boca dependen del tenaz trabajo de las abejas. Las incansables obreras en sus idas y vueltas a las colmenas realizan la polinización de muchas especies botánicas. Para ello, se valen, de entre otros órganos sensoriales, de sus cincos ojos. Dos de ellos, de gran tamaño, son compuestos y están situados a ambos lados de la cabeza. Éstos son utilizados para ver en distancias largas, para localizar las fuentes del preciado néctar y advertir a sus depredadores en un amplio campo de visión; los zánganos, los tienen de mayor tamaño que sus congéneres para poder seguir a la reina en el vuelo nupcial. Los otros tres, son los llamados simples u ocelos. Están situados entre los compuestos formando un triángulo y son empleados en las distancias cortas y en situaciones de oscuridad; en sus desplazamientos entre el espacio reducido de los panales de una colmena o en el exterior cuando llega el crepúsculo. En suma, todo el sistema visual de la abeja comprende un campo de visión de 280º.

a. Cabeza de abeja: ojos compuestos y ocelos

Una característica de las abejas es que pertenecen al grupo de los insectos sociales junto a las avispas, termitas y hormigas. De ellas se han encontrado fósiles del periodo Devónico, de hace 400 millones de años, de cuando la vida de estos seres era solitaria; y de hace 100 millones de años, de cuando ya habían adoptado el sistema de vida estructurado de las colmenas que aporta mayores beneficios a la especie.

b. Espectros de visión humana y de la abeja

Hasta las investigaciones llevadas a cabo por el premio Nobel Karl Von Frisch no tuvimos la certeza de la visión en color de las abejas. Sus experimentos concluyeron que aunque percibían el color no lo hacían de la misma forma que los humanos. Estos diminutos seres tienen desplazado levemente, pero beneficiosamente para ellos, su espectro visible a otras longitudes de ondas. Mientras el ojo humano ve toda la gama de colores que van desde el azul al rojo, la visión de las abejas se sitúa en la región del espectro que va desde del ultravioleta al naranja-amarillo. Justamente por esta razón las abejas ven los mismos colores que los humanos además del ultravioleta y con la excepción del color rojo. Ambos sistemas de visión son tricromáticos, es decir, están basados en tres colores básicos. La percepción de la radiación ultravioleta (UV) de las abejas fue descubierta por Kühn en 1924.

c. Karl Von Frisch

Las flores que reflejan el color ultravioleta, invisible para el ojo humano, lo hacen como mecanismo de atracción de las polinizadoras mostrándoles el camino hacia la recompensa; como contrapartida a la colaboración que éstas obtienen por el transporte del polen a flores de la misma especie facilitando la fecundación. Las señales vendrían a ser como poner en la puerta de un mesón un cartel con el aviso “¡Hoy comida gratis!”. Cuando las abejas enferman por culpa de plagas o de los pesticidas y dejan sin polinizar grandes áreas de cultivo los agricultores son los primeros en enterarse y en padecer las consecuencias. Para ellos, la labor que realizan las abejas y otros polinizadores es insustituible; desarrollando un papel fundamental en la conservación de la biodiversidad.

d. Flor en espectro visible humano y de abeja (UV)

El segundo de los descubrimientos de Von Frisch merecedor del Nobel de 1973 guarda relación con la danza que hacen las abejas para informar a la colonia sobre el lugar donde se encuentra el alimento, siendo el baile distinto en función de la distancia a la que se encuentra la localización; si está en dirección a favor o contraria al Sol; o dependiendo del ángulo que forma el sitio con relación al Sol y a la colmena. Para largas distancias, incluso van modificando el ángulo de la danza teniendo en cuenta el movimiento aparente del Sol. Por otro lado, como perciben el campo gravitatorio, para sus danzas toman de referencia la línea vertical del panal que relacionan con la posición de la colmena con respecto al Sol.

e. Danza de abejas

Además, sus ojos tienen la facultad de percibir la luz polarizada y en días nublados conocen la posición del Sol aunque no puedan verlo. Cuentan con la capacidad de apreciar el plano en que vibra la luz filtrada por las nubes. En estudios recientes se alude a la capacidad geomagnética de orientación después de haberse encontrado en el abdomen de la Apis Mellifera nanopartículas de magnetita, un imán natural.

f. Ojo compuesto

Los ojos compuestos están divididos en miles de facetas hexagonales que captan una imagen parcial del entorno y todas unidas conforman un mosaico con la imagen completa, de manera análoga a cómo se construyen, basándose en píxeles, las imágenes en una pantalla de ordenador o en las televisiones digitales.

Las abejas ven el mundo de manera distinta al homo sapiens porque sintonizan en el espectro electromagnético otra región de longitudes de ondas más provechosa para su existencia. Además, aunque con menos resolución, consiguen ver a mayor velocidad. Si el ojo humano es capaz, a lo sumo, de distinguir entre 20 y 30 imágenes por segundo, una abeja puede diferenciar más de 300 en el mismo lapso de tiempo. La dificultad que tenemos para seguir con la vista a un insecto que vuela, ellas no la tienen. Si pudiéramos sintonizar nuestros ojos a la visión de las abejas o en la región del espectro de otros animales, tendríamos un conocimiento más amplio del entorno que nos rodea. ¿Te imaginas tener la capacidad de sintonizar a visión infrarroja? Esta habilidad la tienen algunos animales para detectar en la oscuridad a sus víctimas o depredadores por la radiación térmica que emiten.

Sólo tener la posibilidad de contemplar el cielo en el limitado espectro de la visión humana pone al alcance de los astrónomos además de paisajes celestes de gran belleza ingente información que sirve para conocer detalles de los objetos que pueblan el universo. Pero muchos datos de gran importancia quedan ocultos si no se observa en otras regiones del espectro electromagnético. Como sucede con las abejas poder hacerlo permite ver un mismo medio de forma distinta para llegar más lejos en el conocimiento.

g. Explorador Internacional Ultravioleta

Desde los años 1960 los avances de esta forma de escudriñar el universo han sido muchos. Se han puesto en órbita satélites y naves espaciales equipadas con observatorios para el estudio de la radiación electromagnética (ondas de radio, ultravioleta, infrarroja, de rayos x y gamma). Desde la Tierra, aunque es posible hacer estas observaciones y de hecho se han instalado observatorios en lugares de altura o en globos, se tiene el inconveniente de que los gases de la atmósfera representan un obstáculo que dificulta la detección y el análisis de la información. La información que se obtiene son datos de temperatura, composición química y distancia, básicamente; que permiten a los científicos llegar a hipótesis sobre el origen, formación, evolución y extinción de los astros. Esta forma de hacer astronomía se llama radioastronomía y ha permitido descubrir nuevos objetos celestes invisibles para la astronomía óptica, tales como quásares, púlsares, blázares y radiogalaxias; representando éstos a algunos de los procesos físicos extremos que se dan en el universo.

h. Anillos de Saturno en ultravioleta

Los falsos colores indican mayor concentración de polvo y tierra en las zonas rojizas
y de hielo en las azuladas. Destacan en rojo intenso las divisiones de Cassini y Encke

La detección y estudio de la radiación ultravioleta abarca muchos campos de la Astronomía y ha supuesto avances en el conocimiento del Sol y de los planetas del sistema solar, de las estrellas jóvenes, de la composición de la materia interestelar e intergaláctica, de las propiedades físicas de quásares y de otras relacionada con la evolución de los sistemas estelares.

i. Galaxia Andrómeda en ultravioleta

Destacan las estrellas jóvenes (mucho más energéticas que las viejas) junto a densos cúmulos estelares que radian fuertemente en luz ultravioleta

Para el caso de una abeja astrónoma que percibe la radiación ultravioleta que reflejan las flores es necesario aclarar que la atmósfera terrestre, por suerte para la salud de muchos seres vivos en la que estamos incluidos, sólo deja pasar la parte menos dañina. Contando con esta limitación sería interesante compartir una noche estrellada con una de estas extraordinarias criaturas, invitadle a mirar por un telescopio y que nos contara con sus danzas como ve el universo. O subirla a una nave espacial y enviarla al espacio, el lugar ideal para este tipo de observaciones... No olvidamos una sorprendente imagen del libro “La vida de las abejas” de Von Frisch realizada a través del sistema óptico del ojo de una abeja.

Bibliografía

VON FRISCH, Karl, La vida de las abejas, 1980

MAETERLINCK, Maurice, La vida de las abejas, 1889

QUERO, Ana, Dir. del curso Las abejas y la apicultura, Universidad de Oviedo, Dpto. Biología de Organismos y Sistemas., Ref. 1835.123, 2004

TORRALBA RUBIAL, Antonio & PÉREZ ORTEGA, Sergio, La visión de los insectos desde un punto de vista óptico, 1997

Darci M. S. ESQUIVEL, Eliane WAJNBERG, Léa J. EL-JAICK, Daniel ACOSTA-AVALOS y Marília P. LINDARES, Efectos del campo geomagnético en insectos sociales, Ciencia al Día Internacional, Núm 2, Vol. 3, Junio 2000

Créditos de imágenes

a. Curso Las abejas y la apicultura, Universidad de Oviedo, BOS., Ref. 1835.123, 2004.

b. Menzel y Backhaus, 1991

c. Nina Leen

d. Klaus Schmitt

e. Del libro Karl Von Frisch, el señor de las abejas de Fedro Carlos GUILLÉN

g. Wikipedia

h. Misión Cassini-Huygens. Foto de la NASA / Universidad. Colorado, LASP

i. Fotografía satélite Swift. NASA.

Videos

Web

Citas

"En fin, es el espíritu de la colmena el que fija la hora del gran sacrificio anual. El genio de la especie, - es decir, la enjambrazón,- en que un pueblo entero, llegado al pináculo de su prosperidad y de su poderío, abandona de pronto a la generación futura, toda sus riqueza, sus palacios, su morada y el fruto de su trabajo, para ir a buscar lejos la incertidumbre y la penuria de una patria nueva. Es un acto que, consciente o no, supera ciertamente a la moral humana"
Maurice Maeterlinck

“Quien fuera como la abeja, que siente el sol también a través del cielo nublado, que encuentra el camino a la flor nunca perdiendo la dirección”
Hilde Domin

“Las abejas y los apicultores generan un bien público medioambiental y desarrollan un papel fundamental en la conservación de la biodiversidad”
Manuel Izquierdo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada